¿Los judíos practicantes son hijos de Dios?


18 Aug
18Aug


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



El presente estudio es utilizado únicamente con fines informativos, dando respuesta a muchas preguntas que hemos recibido, acudiendo para ello  a las Sagradas Escrituras y a documentos autorizados por la Santa Iglesia Católica.



1.- “Yo sé, que sois hijos de Abraham [según la carne]: más me queréis matar, porque mi palabra no cabe en vosotros. Yo digo lo que vi en mi Padre: y vosotros hacéis lo que visteis en vuestro padre. Respondieron, y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Más ahora me queréis matar, siendo hombre, que os he dicho la verdad, que oí de Dios: Abraham no hizo esto. Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Y ellos le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación: un Padre tenemos, que es Dios. Y Jesús les dijo: Si Dios fuese vuestro Padre, ciertamente me amaríais. Porque yo de Dios salí, y vine: y no de mí mismo, mas él me envió. ¿Por qué no entendéis este mi lenguaje? Porque no podéis oír mi palabra. VOSOTROS SOIS HIJOS DEL DIABLO: Y QUERÉIS CUMPLIR LOS DESEOS DE VUESTRO PADRE: él fue homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad: porque no hay verdad en él: cuando habla mentira, de suyo habla: porque es mentiroso, y padre de la mentira. Mas, aunque yo os digo la verdad, no me creéis.” Evangelio de San Juan VIII, 37.


2.- “En esto son conocidos los hijos de Dios y los hijos del diablo. Todo aquel que no es justo, no es de Dios, y el que no ama a su hermano: Porque esta es la doctrina que habéis recibido desde el principio, que os améis unos a otros. No, así como Caín, que era del maligno, y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque sus obras eran malas; y las de su hermano buenas. No extrañéis, hermanos, si os aborrece el mundo.” Evangelio de San Juan III, 10.


3.- Si el hombre se apartan de Dios, sencillamente no son de Dios y de aquí surge una enemistad irreconciliable: “Cristo es la manifestación del amor de Dios, la revelación de la bondad divina; ante él huyen los espíritus malos e impuros porque no pueden tolerar su presencia.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 282.


4.- Los judíos que practican la creencia, ceremonias y mandatos judíos contra la ley de Cristo; con sus obras, se apartan de Dios y se hacen hijos, esclavos de Satanás. ES IMPORTANTE RESALTAR, NO SE JUZGAN LAS INTENCIONES, NOS APEGAMOS A LA DOCTRINA CATÓLICA.

4.1. “El diablo dispone de muchos representantes terrenos. Los escribas y los fariseos y todos los engañados por ellos tienen que rechazar a Jesucristo porque son hijos del diablo.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 281.

4.2. “Todo pecado radica en el primer pecado, remontando, por consiguiente, hasta la seducción diabólica. Todo pecado está, en relación con el diablo. En todo pecado, el hombre se deja influenciar por el seductor original.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124.c)“Los hombres han crucificado a Jesucristo pero es otro el promotor de este terrible hecho. Tras las personas activas al exterior se oculta el funesto personaje que las dirige. Satanás que desde el principio fue asesino y un mentiroso [Juan VIII, 44], entró en Judas Iscariote y le sedujo a traicionar a Jesús [Lucas XXII, 3; Juan XIII, 27; VI, 70].” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 282.


5.- “El alma no puede tener más que un dueño, que es Dios, o el demonio; y así, si tiene al demonio, no puede tener a Dios; ni por el contrario, que ninguno puede servir a un mismo tiempo a dos señores.” Mayor fiscal contra judíos, página 11; año de 1736.


6.- ¿Cuáles son los frutos, los hechos de los hombres que practican la fe judía en relación con Nuestro Señor Jesucristo?

6.1. Una oposición y desobediencia casi permanente a los mandatos divinos en el Antiguo Testamento. 

6.2. Culto a los demonios: “Ofrecieron sacrificios a los demonios” Deuteronomio XXVIII, 18. 

6.3. La interpretación equívoca de la Sagrada Escritura: “El diablo se sirve de palabras de la Sagrada Escritura y adopta una actitud fingidamente piadosa.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 276.

6.4. Los judíos que sostuvieron sus creencias contra Nuestro Señor Jesucristo lo acusaron de endemoniado, sin sustentar sus afirmaciones dolosas: “Los judíos respondieron, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tú eres Samaritano, y que tienes demonio?” San Juan VIII, 48.

6.5. “El diablo muestra el grado supremo de su astucia y malicia cuando por medio de sus servidores acusa a Cristo de ser un esclavo del diablo, a Cristo que ha venido al mundo para cumplir y revelar la voluntad del Padre. Los escribas y fariseos, los representantes oficiales del pueblo que habían sido elegidos para ser mensajeros de la Revelación sobrenatural consumada en Cristo, se sirven de esa acusación para lograr que Jesucristo sea condenado a morir en la cruz.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 282.

6.6. “Y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios resucitó de entre los muertos.” Hechos de los Apóstoles III, 15.

6.7. “La lucha del diablo contra el Reino de Dios, contra el poderío de Dios en la Creación, contra el amor y la fe del hombre va aumentando en fuerza y encono según que se va acercando el momento en que el Reino de Dios entrará con Cristo en la Historia. Desde el momento de la encarnación de Cristo se convierte en lucha personal contra Cristo. El diablo se esfuerza por destruir a Cristo y su obra valiéndose para ello de medios tales como la astucia, la falsedad, la mentira y, finalmente, la fuerza bruta.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 276.

6.8. “El diablo es, pues, un enemigo encarnizado de Dios y por eso también un enemigo del hombre.” Pbro. Dr. Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, página 275.

6.9. Los Pontífices sobre el Talmud judío  “Gregorio IX y Honorio IV mandaron recoger los libros del Talmud, por el odio que respira y las horrendas calumnias que contiene contra Cristo y el cristianismo.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; BAC, 1959, Tomo II, Parte II, Cap. XIV, pg. 737.






Ave María Purísima, sin pecado original concebida.







Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.