Santa Misa dominical


Primer domingo de Pascua, "In albis".

Aleluya, aleluya. En el día de mi resurrección, dice el Señor, os precederé en Galilea. Aleluya. A los ocho días, estando cerradas las puertas, se puso Jesús en medio de sus discípulos, y dijo: ¡La paz sea con vosotros! Aleluya.

Más información
Domingo de Ramos

Bendición y misa correspondiente al domingo de Ramos.

Más información
Fiesta del Señor San José.

Te rendimos, Señor, el homenaje de nuestra servidumbre, suplicándote humildemente conserves en nosotros tus dones por los ruegos de San José, esposos de la Madre de tu Hijo Jesucristo nuestro Señor.

Más información
Domingo de Pasión.

En aquel tiempo: Decía Jesús a las turbas de los judíos: ¿Quién de vosotros me convencerá de pecado? Si os digo la verdad, ¿por qué no me creéis? El que es de Dios oye las palabras de Dios. Por eso vosotros no la oís, porque no sois de Dios. Respondieron los judíos: ¿No decimos bien que eres un samaritano y que estás endemoniado?

Más información
Cuarto domingo de cuaresma.

Tomó entonces Jesús los panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los que estaban sentados; y lo mismo hizo con los peces, dando a todos cuanto querían.

Más información
Tercer domingo de cuaresma.

En aquel tiempo: Estaba Jesús lanzando un demonio, el cual era mudo. Y, así que hubo lanzando al demonio, habló el mudo y se maravillaron las turbas. Mas algunos dijeron: Por parte de Belcebú, príncipe de los demonios, expulsa a los demonios.

Más información
Segundo domingo de cuaresma

En aquel tiempo: Tomó Jesús consigo a Pedro y a Santiago y a Juan, su hermano, y los llevó aparte a un monte alto. Y se transfiguró en su presencia;

Más información
Primer domingo de cuaresma

En aquel tiempo: Llevó el Espíritu a Jesús al desierto para que allí le tentase el diablo. Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre. Y, llegandose a él el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.

Más información
Miércoles de ceniza.

Cuando ayunéis no os pongáis tristes, como los hipócritas, los cuales desfiguran su rostro para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo, que ya recibieron su paga.

Más información
Quincuagésima.

Hermanos: Si yo hablase todas las lenguas de los hombres y de los ángeles y no tuviese caridad, sería como metal que suena o campana que retiñe.

Más información
Sexágesima.

Y para que la grandeza de las revelaciones no me envanezca, se me ha dado un aguijón en la carne, un ángel de Satanás, para que me abofetee. Y por esto rogué al Señor tres veces para que lo apartase de mi; y me dijo: Te basta mi gracia, porque la virtud se perfecciona en la debilidad.

Más información
Purificación de la Santísima Virgen María.

Hemos recibido, ¡oh Dios!, tu misericordia, en medio de tu templo.

Más información