Domingo 19 después de Pentecostés.


Introito, Salmo 77,1

Yo soy la salvación de mi pueblo, dice el Señor. En cualquier tribulación en que clamen a mí, los escucharé, y seré siempre su Dios. Salmo: Escucha pueblo mío, mi ley; presta oído a las palabras de mi boca. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre por los siglos, de los siglos. Amén. Yo soy la salvación de mi pueblo, dice el Señor. En cualquier tribulación en que clamen a mí, los escucharé, y seré siempre su Dios. Salmo: Escucha pueblo mío, mi ley; presta oído a las palabras de mi boca.

Oración

¡Oh Dios omnipotente y misericordioso!, aleja propicio de nosotros todo lo adverso, para que, desembarazados de alma y de cuerpo, te sirvamos con entera libertad. Por nuestro Señor Jesucristo. F: Amén.

Óyenos, oh Dios, Salvador nuestro, para que, así como nos gozamos en la festividad de tu santa virgen Teresa, así también seamos alimentados con el pan de su celestial doctrina e instruidos con los afectos de su tierna devoción. Por nuestro Señor Jesucristo. F: Amén.

Epístola, San Pablo a los Efesios 4,23-28

Hermanos: Renovaos mediante una transformación de vuestro pensamiento, y revestíos del hombre nuevo, creado según Dios en justicia y en santidad verdadera. Por lo cual, dejando la mentira, hablad verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros unos de otros. Si os encolerizáis, no pequéis. No se ponga el sol sobre vuestro enojo. No deis cabida al diablo. El que hurtaba ya no hurte, antes bien, tómese la molestia de trabajar con sus manos en obras honestas, a fin de que tenga de dónde dar al que padece necesidad. F: Deo gratias.

Gradual, Salmo 140,2

Suba mi oración como incienso en tu presencia, Señor. v Sea la elevación de mis manos como un sacrificio vespertino.Aleluya, Salmo 104,1Aleluya, aleluya. v Alabad al Señor e invocad su nombre; anunciad entre las naciones sus obras. Aleluya.

S: Sequéntia sancti ✚ Evangélii secúndum Mateum XXII, 1.

F: Glória tibi, Dómine.

En aquel tiempo: Hablaba Jesús a los príncipes de los sacerdotes y a los fariseos en parábolas, diciendo: En el reino de los cielos acontece lo que a cierto rey que celebró el convite de las bodas de su hijo. El cual envió sus siervos para que llamaran a los convidados a las bodas; mas ellos no quisieron acudir. Envió de nuevo otros criados con este mensaje: Mirad que ya he preparado mi banquete, mis toros y los animales cebados han sido ya degollados; todo está a punto; venid a las bodas. Mas ellos lo despreciaron, y se fueron el uno a su granja y el otro a sus negocios; y los demás se apoderaron de los siervos, y, después de ultrajarlos, los mataron. Habiéndose enterado de ello el rey, montó en cólera, y, enviando sus ejércitos, acabó con aquellos homicidas, y puso fuego a la ciudad. Entonces dijo a sus siervos: Las bodas están preparadas, más los que habían sido convidados no han sido dignos; id, pues, a las salidas de los caminos y a todos los que hallareis, convidadles a las bodas. Distribuyéronse, pues, sus siervos por los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos; y se llenaron las salas de convidados. Entró el rey para ver a los comensales y vio allí un hombre que no se hallaba vestido con el traje nupcial. Y le dijo: Amigo, ¿cómo es que has entrado aquí, no teniendo vestido de bodas? Más él enmudeció. Entonces dijo el rey a sus ministros: Atadle de pies y manos y arrojadle a las tinieblas de fuera; allí será el llorar y el rechinar de dientes. Porque muchos son los llamados, mas pocos los  escogidos. F: Laus tibi, Christe

Credo in unum Deum, Patrem omnipotentem, Factorem caeli et terrae, visibilium omnium et invisibilium. Et in unum Dominum Iesum Christum, Filium Dei unigenitum, et ex Patre natum ante omnia saecula, Deum de Deo, Lumen de Lumine, Deum verum de Deo vero, genitum, non factum, consubstantialem Patri: per quem ómnia facta sunt; qui propter nos homines et propter nostram salutem descendit de caelis,  et incarnatus est de  Spiritu Sancto ex Maria Virgine et homo factus est, crucifixus etiam pro nobis sub Pontio Pilato, passus et sepultus est, et resurrexit tertia die secundum Scripturas, et ascendit in caelum, sedet ad dexteram Patris, et iterum venturus est cum gloria, judicare vivos et mortuos; cujus regni non erit finis. Et in Spíritum Sanctum, Dominum et vivificantem, qui ex Patre Filioque procedit, qui cum Patre et Filio simul adoratur et conglorificatur, qui locutus est per Prophetas. Et unam sanctam catholicam et apostolicam Ecclesiam. Confiteor unum Baptisma in remissionem peccatorum.Et expecto resurrectionem mortuorum, et vitam venturi saeculi. Amen.

S: Dóminus vobíscum.

F: Et cum spíritu tuo.


Ofertorio, Salmo 137,7

Cuando me vea envuelto por la tribulación, me darás vida, Señor; y contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano y tu diestra me salvará.

Secreta.

Te rogamos, señor, nos concedas que estos dones ofrecidos ante los ojos de tu majestad, sirvan para nuestra salvación. Por nuestro Señor Jesucristo.

Séate acepta, Señor, la ofrenda que para honrar a tus santos te hace el pueblo fiel, a sabiendas de que debe a sus méritos el auxilio recibido en las pruebas. Por nuestro Señor Jesucristo.

Comunión, Salmo 118, 4-5

Tú has mandado, Señor, se guarden fielmente tus leyes ¡Ojalá perseveren mis pasos en la guarda de tus preceptos!S: Dóminus vobíscum.F: Et cum spíritu tuo.

Poscomunión

Haz, Señor, que el remedio de tu gracia nos purifique eternamente de nuestras maldades, y nos tenga siempre adheridos a tus mandamientos. Por nuestro Señor Jesucristo. F: Amén.

Señor, que has saciado a tu familia con los sagrados dones, te suplicamos renueves sin cesar nuestras fuerzas, por la intercesión de aquella cuya solemnidad celebramos. Por nuestro Señor Jesucristo. F: Amén.

S: Dóminus vobíscum.

F: Et cum spíritu tuo.


S: Ite misa est.

F: Deo grátias.





Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.