Santísima Trinidad.


Introito, Tobías 12.6; Salmo 8.2 

Bendita sea la Santísima Trinidad y la indivisible unidad; la   alabaremos porque   usó   con   nosotros   de   su misericordia. Señor, Señor nuestro, ¡cuán admirable es tu nombre en toda la tierra! Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre por los siglos, de los siglos. Amén. Bendita sea la Santísima Trinidad y la indivisible unidad; la   alabaremos   porque   usó   con   nosotros   de   su misericordia.


Oremos

¡Oh Dios todopoderoso y eterno!, que con la luz de la verdadera fe has dado a tus siervos conocer la gloria de la Trinidad eterna, y adorar la Unidad en el poder de tu majestad; haz, te suplicamos, que, por la firmeza de esa misma fe, seamos defendidos siempre de toda adversidad. Por nuestro Señor Jesucristo.  F: Amén.


Epístola, San Pablo a los Romanos 11.33-36 

¡Oh abismo de los tesoros, de la sabiduría y de le ciencia divina! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e impenetrables sus caminos! ¿Quién ha conocido los designios del Señor? ¿Quién es su consejero? ¿Quién es el que dio a él primero, para ser recompensado? Todo es de él, y por él y para él. A él sea la gloria en los siglos. Amén. F: Deo gratias.


Gradual, Profeta Daniel 3.55-56

Bendito eres, Señor, que miras los abismos, y estás sentado sobre los querubines. Bendito eres, Señor, en el firmamento del cielo, y loable por siempre.


Aleluya, Profeta Daniel 3.52

Aleluya, aleluya. Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres, y digno de alabanza por todos los siglos. Aleluya.


Sequéntia sancti ✚ Evangélii secúndum Mateum 28, 18.

Glória tibi, Dómine.

En aquel tiempo: Dijo Jesús a sus discípulos: Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues. Enseñad a todas las gentes, y bautizadlas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñadlas a observar todo cuanto os he mandado. Y mirad que yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos. F: Laus tibi, Christe.


Ofertorio, Tobías 12.6

Bendito sea Dios Padre, y su unigénito Hijo, con el Espíritu Santo, porque usó con nosotros de su misericordia.


Secreta

Te suplicamos, Señor Dios nuestro, que, por la invocación de tu santo nombre, santifiques la oblación de esta hostia; y haz que por ella seamos para ti un don eterno. Por nuestro Señor Jesucristo.


Comunión,  Tobías 12.6

Bendigamos al Dios del cielo, y alabémosle delante de todos los vivientes, porque usó con nosotros de su misericordia.


Poscomunión

Haz, Señor y Dios nuestro, que nos aproveche para la salud del cuerpo y del alma la recepción de este sacramento y la confesión de la sempiterna y santa Trinidad, y de su indivisible Unidad. Por nuestro Señor Jesucristo.  F: Amén.


Etiquetado:  santa misa

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.